Teníamos prevista una sesión de fotos preboda para Raquel y Sergio en la inigualable Playa de Bolonia, Cádiz. La mañana se levantó muy nublada y con riesgo de lluvia, pero las ganas que teníamos de compartir un rato con esta pareja pareció influir en que a media mañana se levantará el día y dejará una tarde fantástica para realizar el reportaje de fotos.

Para quién no conozca este entorno, la Playa de Bolonia se sitúa en un entorno casi salvaje, donde una duna de arena natural, fina y blanca se acomoda sobre una ladera, contrastando con un verde pinar. De hecho, es un lugar privilegiado para realizar sesiones de parejas, prebodas y postbodas. No sólo las parejas disfrutarán, los fotógrafos de bodas también ya que encontramos diferentes escenarios naturales con los que componer la escena.

Empezamos el recorrido en la parte alta del pinar, dando un tranquilo paseo y jugando con la arboleda, sus luces y sombras. Desde ahí accedimos a la zona intermedia de la duna, desde donde se visualiza casi la totalidad del escenario.

Paseamos por la duna, y paramos en varias ubicaciones donde la pareja era fotografiada sin que los fotógrafos de bodas interviniéramos en demasía con su momento.

Una estupenda luz, nos invitó a bajar hasta la playa y pasear por la orilla. Tuvimos la suerte de que la marea era baja y dejó entrever unas rocas recubiertas de algas verdes… ¡Cuanto disfrutamos!

Un recorrido recubierto de flores amarillas junto al mar, y la caída del día con un bello atardecer, pusieron la guinda a un reportaje de fotos preboda que nos marcará para siempre.

¡Toda pareja debería realizar una sesión de fotos es este lugar! ¡Imprescindible!