El día de boda de Migdalia y José comenzó bien temprano, cargado de ilusión y sentimientos que fueron fluyendo a lo largo de un intenso día.

La primera parte del evento se desarrolló en Mijas Pueblo, donde contrajeron matrimonio en el propio Ayuntamiento. Fue un acto sencillo y elegante, donde acudieron muchos amigos y familiares. Aprovechando la belleza y vistas de esta localidad, realizamos algunas fotos en familia y amigos para terminar la mañana con un pequeño reportaje fotográfico de la pareja.

A primera hora de la tarde, nos dirigimos a la ubicación donde Jose comenzó a prepararse para el gran acontecimiento. Como fotógrafos de bodas no nos podíamos perder los preparativos y detalles iniciales ya que nos servirá para ambientar y completar las fotografías que plasmaríamos en el álbum de boda.

Seguidamente nos desplazamos al Hotel IPV Palace donde Migdalia continuaba con el maquillaje y peluquería para terminar con uno de los momentos más emocionantes del día… colocarse el vestido de novia ante la ayuda y admiración de amigas y familiares.

El tiempo pasó volando. Cuando nos quisimos dar cuenta nos encontrábamos en los bajos del hotel fotografiando a los novios por separado hasta que se encontraron en el altar acompañados por un el gran festejo de aplausos y emociones que derrocharon amigos y familiares.

Tras el “sí, quiero” y el lanzamiento de arroz y pétalos “secuestramos” por unos minutos a los recién casados para pasear por la playa para realizar un bonito reportaje fotográfico de boda y porque no presumir de uno de los días más felices en sus vidas.

Aperitivos y refrigerios amenizaron el momento de entrada al salón comedor, por cuya impresionante escalera bajaron los novios al ritmo de la música.

Al terminar la cena, todos pasamos a la discoteca donde tras el baile nupcial, todos disfrutamos de la fiesta marcada por música y ritmos latinos.