Como de costumbre en Marbella el día despertó radiante, pero aún más sería para Andrea y Manolo. Iba a ser (y así lo constatamos en las fotografía de boda) un día cargado de emociones y sentimientos, pero también de cierto nerviosismo que se fue evadiendo para dar paso a uno de los días más especiales y alegres en sus vidas.

Los preparativos, ceremonia y celebración se llevaron a cabo en el propio Hotel Guadalpín Banús, Marbella , en un entorno difícil de superar combinando mar, playa y sol. Es de reseñar el acto de ceremonia a pie de playa donde disfrutaron todos, los novios, familiares, invitados, nosotros los fotógrafos de bodas, así como los múltiples bañistas que no pudieron resistirse a curiosear el tan bonito acto.

Tras la ceremonia, disfrutaron de un variado cóctel para posteriormente pasar al banquete. Una vez finalizado todos pasamos a la discoteca donde los recién casados con el baile nupcial fueron teloneros de una gran fiesta que muchos no olvidarán.