Finalizando la temporada de bodas del año, el 29 de octubre de 2016 se celebró una muy particular en Benahavís. Entorno idílico. Allí estábamos para inmortalizar el momento con nuestras fotos. Una ceremonia civil doble, donde contrajeron matrimonio ADRIAN+OLGA y VICTOR+ELI. La particularidad referida… las novias ¡eran hermanas gemelas! Desde que contactaron con nosotros para que fuéramos sus fotógrafos de bodas sentimos una fuerte emoción ya que nunca habíamos realizado una boda doble.
Os dejamos con el reportaje fotográfico:


El día señalado
Los preparativos y vestimentas de los novios, así como las primeras fotografías, se llevaron a cabo en San Pedro de Alcántara, en casa de sus respectivos padres. Ellas en Marbella. Familiares y vecinos se asomaban al patio de la casa atraídos por el momento.

El Lugar
Benahavis fue el lugar escogido por los novios para contraer matrimonio. Un pueblo a unos pocos kilómetros de Marbella, con sabor andaluz de calles blancas y estrechas, típicamente árabes, la mayoría de las cuales desembocan en soleadas plazas. De cuidadosa integración en un parque natural con urbanizaciones y campos de Golf. En definitiva, un lugar ideal para desarrollar nuestra creatividad a través de la fotografía de bodas.

En el Parque Torre Leonera, esperaban familiares y amigos la llegada de los protagonistas. Aprovecharon la espera buscando los rincones más bonitos para hacerse fotos presumiendo de sus mejores galas. Extensos jardines, un pequeño lago, olivos centenarios, enormes eucaliptos, un cielo azul, junto con nubes salpicadas sin amenazar lluvias, añadirían el toque necesario para retratar tan idílico entorno.

Hacia el altar
Mientras se dirigían los novios hacia el altar ellas llegaban. Tras dejar atrás los nervios y emoción del momento, el padrino coge del brazo a sus hijas y las dirige entre los halagos de los allí presentes.

Tras el SI QUIERO, todos los invitados estallaron en sentimientos de alegría, abrazos y besos hacia los recién casados. Para los fotógrafos de bodas estos son los momentos más especiales; disfrutar del momento.

La Celebración
La celebración se realizó en un restaurante de Coín. Con un cocktail de bienvenida en los jardines del recinto, los presentes amenizaron la ansiada llegada de los protagonistas. Así fue. Nuevamente se volvieron a vivir momentos de júbilo y sentimientos compartidos entre cada uno de los invitados.

Los comensales disfrutaron de un excelente menú intercalados por turnos de originales bailes. Tras el postre, el baile de los novios. Las primeras copas, música variada y luces de discoteca dieron rienda suelta a los más atrevidos para completar un día inolvidable.